260.- Razones por las que no se vende la empresa ante los constatables problemas que se infieren de su condición familiar.

Vender una empresa no es un pecado, ni una traición, ni un fracaso para los promotores del negocio familiar. Sobre todo, cuando se medida se adopta para darle a la actividad el futuro que la familia no es capaz de otorgarle, por insuficiencias de recursos, por su coyuntura interna o por su manifiesta incapacidad. No es una vergüenza para nadie vender la empresa en tiempo y forma y garantizar de este modo, el mantenimiento del empleo, preservar el patrimonio familiar y al tiempo, evitar la erosión de los afectos familiares.

260. RAZONES POR LAS QUE NO SE VENDE LA EMPRESA ANTE LOS CONSTATABLES PROBLEMAS QUE SE INFIEREN DE SU CONDICIÓN FAMILIAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.