Otros

142.- El valle de la vergüenza.

Viendo este monumento al horror, constatando el cuidado y el esmero con que la iglesia católica lo sostiene, así como la cobardía que expresan nuestros altos dignatarios, uno entiende el deseo que tienen un buen número de españoles, de largarse de este miserable país; por esta y por otras muchas cuestiones consonantes con la misma miseria, que sustenta esta institución horrenda y despiadada.

142. El valle de la vergüenza

140.- El procés y el deseo de un mundo mejor

El ser humano fantasea y en muchas ocasiones confunde el deseo con la realidad. En el caso que nos trae a esta causa, se entremezcla el hambre y con las ganas de comer: (1) la historia, la tradición y la Justicia Social que pretende restituir los derechos legítimos de Catalunya, que durante siglos le han sido usurpados; (2) se confunde con el deseo de los catalanes de salir de la mierda que se infiera de la política estatal y que aspiran a vislumbrar un mundo mejor, con los suyos, que como es natural idealizan como el político perfecto. El tiempo les hará ver que los suyos no son perfectos, pero serán suyos…

140. El procés y el deseo de un mundo mejor

132.- La justícia española no es europea.

Los jueces europeos tumban la estrategia legal sustentada por la Audiencia Nacional y por el Tribunal Supremo. El juez Llarena va a tener dificultades para continuar su carrera judicial, porque su estrategia de utilizar una interpretación política del Código Penal le ha situado fuera del marco legal que justifica su existencia como juez de un alto tribunal. Me temo que en los próximos años, sus compañeros de profesión le irán abandonando y le situarán en el espacio decimonónico donde él mismo se ha ubicado: ser el paladin del unionismo español.

132.-LA JUSTICIA ESPAÑOLA NO ES EUROPEA

119.- La obligada marcha.

No les queda otra opción que la de marcharse de este inframundo escenario en el que El Procés los ha metido. Lamentablemente  es la única opción que tienen si desean mantener su dignidad. El problema es recurrente, las actitudes también y, por tanto, la respuesta solo puede ser la obligada marcha. Cada uno la instrumentalizará de acuerdo con sus cánones, pero al fin y a la postre, con resultados similares.

119.- LA OBLIGADA MARCHA

116.- No perder el rumbo.

Hasta la aplicación del artículo 155 de la Constitución pensaba que habíamos progresado y que ciertos límites nunca los traspasaríamos. Sin embargo, ahora veo claro que nos dirigen los mismos que han provocado 300 años de pérdidas de energías, de malversación y de atraso social. El gran problema de España es que no hay Estado porque no hay una Comunidad homogénea que lo sustente. ¿Quién está detrás de la nación española?. Todos y nadie…

116.-NO PERDER EL RUMBO