Los últimos de Filipinas

Sinopsis

.No se debe utilizar “la defensa del Estado” para  desarrollar actuaciones ilegítimas que truncan la legalidad y tan solo mejoran las posiciones profesionales -o de poder- de los funcionarios que las sustancian.

.El Estado se instituye para defender los derechos de los ciudadanos, no para restringirlos.

.Los funcionarios que restringen los derechos de manera intencionada, se les debería demandar porque atentan contra los cimientos en los que se sustancia la Democracia.

.La “Justicia Mundana” no siempre nos acompaña, pero la “Justicia Afectiva” nunca falla, motivo por el que a muchos les cuesta dormir en paz.

Descargar libro →

Categoría:

Información Adicional

autor

Joan Aragonés

editorial

Bankser Ediciones Ilustradas

tema

La Justicia

Libros recientes